Alegría, rayos de sol y felicidad

Así es mi verdadero amor sublime y alcanzable exótico e inexequible, delicado y soberbio hombre y niños fuertes y noble amante y amigo.
Es así como los tulipanes amarillos en los campo europeos, mirando siempre al cielo con sus tallos firmes pero sin dejar el suelo ese que los nutre y fortalece para su largo desempeño.
Frágiles pétalos, delicados ornamentos envueltos en suavidad y recubiertos de dureza, soberbios como el altivo dueño e imponente como el eso bellos tulipanes europeos.
Difícil conseguir, mucho más de cuidar, pero cuando lo tienes el regocijo es sin cesar.

DINO